Hace tiempo que no escribo nada en el blog y no os voy a engañar, este maldito virus me ha podido en muchas ocasiones y he tenido que tomar decisiones duras para poder seguir con mi sueño y proyecto. 

Hoy llevamos 47 días encerrados en casa, creo! Y en mi caso he pasado días llenos de incertidumbre, miedo, preocupación y ahora nos dicen que llega la deseada desescalada, yo la miro con recelo, no os voy a mentir, pero si hago un repaso de todas estas semanas, reconozco que he aprendido una valiosa lección y creo que jamás podremos olvidar este episodio que nos marcará de por vida y que ya es parte de nuestra historia, pero la realidad es que hay que seguir y hay que ser positivo, mantener la calma, reinventarse en nuevas formas de sacar el trabajo adelante y tener mucha paciencia. 

Durante estas semanas mi cabeza estaba en ellas, en mis clientas, chicas que llegaron a mi con ilusión, algunas con dudas, otras con la idea muy clara pero que no encontraban su vestido, chicas con una idea totalmente distinta y terminaron con un vestido diferente entre sus manos. Me encantaba ver sus caras al entrar en mi mágico rincón, ya que sabía que jamás se imaginarían un lugar así y se percataron rápidamente que iba a ser una experiencia muy diferente y eso me llena de satisfacción porque Je T’aime y todo lo bonito que le rodea es único y ese era uno de mis objetivos. 

Creo que no ha habido un solo día en esta cuarentena que no pensara en ellas, me preguntaba cómo estarían, cómo se sentirían, me pregunté desde el principio cómo debía actuar ante toda esta situación y darles sobretodo apoyo y confianza, como todos era mi primera vez que estaba ante tal situación pero además novata con una empresa de 7 meses de edad.

He de decir que todas me han sorprendido y las admiro, a cada una de ellas, a cada una por su historia y sus circunstancias y de repente mientras escribo estas palabras, voy y sonrío y sabiendo lo emocional que es este trabajo para mi y el lazo que puedes crear con las novias, es maravilloso el vínculo que se crea en medio de todo este caos y desde luego pasarán a ser parte de mi vida de una forma muy especial.

No os imagináis las emociones que llegan a recorrer por mi cuerpo, agradeceros vuestras palabras en todo este tiempo, por darme tanto ánimo y risas en momentos tan duros y aunque creáis que el apoyo es poco, os aseguro que es mucho, es una carga de energía positiva que me permite seguir trabajando, seguir luchando y seguir creando. 

Os aseguro que no podré contener las lágrimas de emoción cuando os vuelva a ver y sobretodo cuando terminemos el proceso de las pruebas de vuestros vestidos. Quiero deciros algo que lo voy a tomar por lema y es que “El amor se puede posponer pero nunca cancelar” así que os aseguro que vuestro día, el de cada una, sea el día que sea, será especial con diferencia y estaré feliz de poder ver vuestras fotos llenas de alegría y de haber formado parte de todo este recorrido junto a vosotras. 

Gracias por confiar en mí. 

Mis respetos a todas las familias y vidas perdidas por el COVID-19

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros de análisis para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de su navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar